Los principales retos del piloto de drones

En la era de la información, el progreso tecnológico avanza, en muchas ocasiones, careciendo de debates que pongan encima de la mesa los diferentes retos que plantea esta evolución casi desenfrenada de la ciencia. En DronProfesionalqueremos sugerir dos cauces que, a nuestro modo de ver, son muy interesantes, de cara a la controversia que puede existir en el pilotaje de drones. Dividiremos nuestro argumentario en retos técnicos y éticos, haciendo hincapié de forma breve en algunas de las manifestaciones más evidentes que proponen estos desafíos y siendo conscientes del desconocimiento que tenemos sobre el futuro más inmediato de la utilización de estos aparatos.

Retos técnicos

Para el pilotaje de vehículosaéreos no tripulados, debemos tener en cuenta las limitaciones técnicas que actualmente existen e impiden un desarrollo más amplio de la experiencia de pilotaje. En primer lugar, los márgenes que marca la meteorología, de cara a la utilización del dron, son evidentes. Un día complicado, en el que la lluvia y el viento estén presentes, hará que la complejidad del pilotaje sea tal que, en la gran mayoría de las ocasiones, deberemos posponer el vuelo hasta que la estabilidad del tiempo nos permita retomar el ascenso. Otro reto técnico que se postula es la posibilidad de alcanzar un mayor control remoto, es decir, ser capaces de aumentar la distancia entre el piloto y el propio vuelo del dron. Esta carencia parece estar subsanada en los términosmás profesionalizados del pilotaje (en entornos militares, por ejemplo). Sin embargo, de cara al uso comercial y particular del dron, las barreras son manifiestas e impiden que el alejamiento entre el piloto y la máquina sea más extenso que en la actualidad. En estos términos, la legislación vigente propone los siguientes límites para el pilotaje: el dron podrá volar, si pesa hasta 25 kilos, de día y en condiciones meteorológicas visuales, a una distancia del piloto no mayor de 500 metros y a una altura sobre el terreno menor de 120.

Retos éticos

Másallá de las complejidades que te ofrezca la legislación vigente y la consecuente posibilidad de desarrollar aun más estas leyes, parece incuestionable que, en la sociedad, ha surgido un debate cercano al terreno moral sobre el pilotaje de drones. El auge de su uso en conflictos bélicos presenta públicamente la polémica sobre el fin con el que se utilizan estos aparatos. Lo que se ha denominado como la guerra por control remoto parece extenderse allá donde la seguridad de los combatientes está en entredicho y ofrece una alternativa a los ejércitos para actuar, reduciendo al máximo los daños colaterales que se pudiesen causar. Sin duda, este es uno de los principales retos éticos. Su magnitud es tal que está ensombreciendo el empleo de los drones en otro tipo de actuaciones que para nada se acercan a la expresión militarista. Por ejemplo, conviene que tengas en cuenta que ya se está progresando para aplicar la utilización de drones en emergencias médicas. Un caso interesante es el envío de material médico de urgencia, como desfibriladores, allá donde el equipo médico es incapaz de llegar físicamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies