La importancia de la iluminación en fotografía

No existe la fotografía sin la iluminación: es la mejor aliada del fotógrafo. Pero iluminar de forma correcta y emplear idóneamente el equipamiento supone también un reto para alcanzar esa calidad que buscamos, por lo que el conocimiento de las mejores técnicas se antoja imprescindible.

Para un buen uso de la iluminación es esencial conocer algunos aspectos profesionales básicos. La luz principal o luz guía es la más importante y a ella se subordinan las demás: es la responsable de la claridad y la modulación del objeto, por lo que se encarga de la distribución de las luces y las sombras en el objeto principal de la fotografía.

La luz de relleno o luz de base se trata de una luz secundaria y se utiliza para aclarar áreas ensombrecidas por la luz principal y reducir el contraste. Se suele colocar en el lado contrario a la luz principal y no ha de alterar nunca el carácter de la luz principal.

La luz de efecto o luz puntual destaca determinadas partes del motivo, y en función de su posición puede pronunciar contornos o destacar detalles. No debe desequilibrar la iluminación principal.

Por su parte, la luz de fondo puede iluminar uniformemente o provocar una degradación que separe al sujeto del fondo y otorgue tridimensionalidad a la foto.

Conceptos técnicos de la iluminación

Luz rebotada: una de las técnicas más usadas con los flashes. Consiste en dirigir el destello hacia arriba o al lateral, así rebota en la pared o en el techo ofreciendo una mayor cantidad de matices. Su ventaja principal es que la luz no choca directamente con el motivo, lo cual no es favorecedor. Se requiere un flash externo potente.

Flash a la segunda cortinilla: su nombre procede de las dos cortinillas del obturador de la cámara. La primera se abre para que la luz alcance el sensor y la segunda lo tapa, lo que potencia la sensación de movimiento en las fotos y ofrece resultados creativos.

Un buen equipamiento es clave

Cuidar los elementos básicos de la iluminación en estudio para dar luz artificialmente a una escena es imprescindible para mejorar lo máximo posible nuestras fotografías, por ello en lugares como artspacebarcelona.com atienden hasta el más mínimo detalle. Para ello, se pueden utilizar diversas fuentes de luz con los accesorios adecuados para moldear la fotografía.

Luz continua: este tipo de equipamiento (lámparas fluorescentes, focos halógenos…) permitirá que el motivo esté iluminado en todo momento a diferencia del flash, que solo se activa al disparar la cámara. Esto ayuda a que se vea siempre cómo la luz incide en el objeto de la foto.

Los flashes externos son fáciles de trasladar sin cables ni conexiones, por lo que pueden colocarse del modo más conveniente para la escena. Los flashes de estudio son más potentes y pesados, idóneos para modelar la luz en el estudio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies