La ozonoterapia, lo último para combatir la contaminación

¿Sabes que, muchas veces, el dolor que sientes por ciertas enfermedades se debe a una falta de respiración celular? La ozonoterapia o administración controlada del ozono médico permite revertir los inconvenientes metabólicos y estéticos de esta carente oxigenación con excelentes resultados.

De hecho, desde hace varios años está revolucionando la medicina biológica y estética. ¿Te apetece descubrir las innumerables virtudes y aplicaciones de esta terapia? Acompáñanos.

Antioxidante, germicida y regeneradora

La terapia de ozono moviliza aparatología específica para someter el oxígeno puro a una descarga eléctrica controlada. El resultado final es un ozono médico con una molécula adicional de oxígeno.

Sus propiedades desinfectantes, revitalizantes, antioxidantes, inmunomoduladoras y antiinflamatorias se traducen en una fuente inagotable de beneficios para la salud:

– Su poder oxidante destruye cualquier germen, hongo o microorganismo actuando como un extraordinario desinfectante. No en vano, desde mediados del siglo pasado se ha popularizado su utilización en la depuración de las piscinas. ¿Sabías que el ozono posee una capacidad germicida 500 veces superior a la del cloro?

– Activa la microcirculación contribuyendo a una notable mejora de la oxigenación y nutrición celular. Esencial para la regeneración de las células cutáneas y lucir una piel más tersa y joven o un cabello más brillante.

– Suprime el dolor asociado a la inflamación de las articulaciones.

– Acelera la recuperación funcional en enfermedades degenerativas, articulares o sistémicas como el Parkinson o el Alzheimer.

– Fortalece los glóbulos blancos incrementando su capacidad para combatir las infecciones, las células cancerígenas o el desarrollo de enfermedades autoinmunes.

– Facilita la eliminación de los ácidos grados insaturados en los proceso de adelgazamiento al estimular la división de las grasas.

– Favorece el descanso reparador.

– Es un potente energizante, depurador de toxinas y regulador hormonal.

– Incrementa la capacidad intelectual afinando la memoria y la concentración.

Aplicaciones de la terapia de ozono

Si estás interesado en someterte a unas sesiones de ozonoterapia será el especialista el encargado de determinar su número e intensidad, atendiendo a tu perfil y necesidades.

Como aplicación externa está indicada para:

– Las úlceras o heridas de difícil cicatrización.

– Potenciar la eliminación de las toxinas a través del sudor.

– Aliviar trastornos digestivos o inflamaciones bucales a partir de su combinación con el agua.

Las características de tu afección pueden requerir que la vía de administración sea interna en forma de insuflaciones, inyecciones o fricciones. Las posibilidades son estas.

– Inyecciones intramusculares para contrarrestar alergias.

– Insuflaciones rectales para alteraciones intestinales como la colitis ulcerosa.

– Masajes de aceite ozonizado para enfermedades cutáneas como el acné, hongos o fístulas.

– Inyecciones intra-articulares para enfermedades reumáticas como artritis o artrosis.

– Insuflaciones endonasales para las rinitis o sinusitis.

– Insuflaciones intravaginales para tratar las infecciones de esta zona.

– Inyecciones subcutáneas con el fin de restablecer y tonificar la piel. Despídete de la flacidez, las estrías, la celulitis o la rosácea.

Pese a sus ventajas esta terapia está contraindicada si estás embarazada, eres hipertenso, alérgico al ozono o has padecido un infarto de miocardio.

Como ves, la ozonoterapia es un eficaz recurso para luchar contra el envejecimiento y el efecto de los radicales libres. Su capacidad para estimular las enzimas antioxidantes de las células es única. Un privilegio al alcance de tus manos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies