¿Dónde comprar aceites esenciales puros y para qué sirven?

El uso de aceites esenciales no es nuevo. Desde épocas inmemoriales han resultado imprescindibles en muchas sociedades, tanto para realizar sus ritos religiosos como para curar algunas enfermedades o, simplemente, obtener un placentero bienestar.

¿Qué son los aceites esenciales?

Todos los vegetales, además de vitaminas y minerales, producen otros compuestos químicos con determinadas propiedades. Los aceites esenciales naturales se extraen a partir de las plantas y contienen algunas propiedades características y un aroma peculiar, distinto para cada tipo de aceite esencial.

Sus compuestos químicos están muy concentrados en poca cantidad de líquido, por lo que se necesita una gran cantidad de materia prima para obtener una pequeña cantidad de estos productos. Los aceites esenciales contienen componentes volátiles, es decir, que se evaporan y por eso desprenden aroma, que suele ser muy agradable a los sentidos. Cuando se exponen al aire, también se oxidan.

Pueden extraerse a partir de las flores, frutos, hojas, raíz o resinas de la planta que se vaya a utilizar y existen varios procedimientos: por destilación, por compresión y por extracción. Para este último se utilizan disolventes.

En el mercado, podemos encontrar muchos tipos de aceites esenciales, pero no todos son naturales. Algunos son de fabricación sintética, a partir del alquitrán de hulla, derivado del petróleo y, aparte de carecer de propiedades terapéuticas, incluso pueden desprender compuestos nocivos para la salud.

El término “puro”, relacionado con este tipo de productos, se refiere a los aceites obtenidos a partir de plantas y por medios naturales.

En internet podemos adquirir con facilidad este tipo de productos. Si sabemos lo que queremos, podemos comprar aceites esenciales puros con todas las garantías, como en la tienda online La Rueda Natural.

¿Para qué sirven?

Dependiendo de las propiedades de sus componentes, podemos dar usos diferentes a los aceites esenciales, según el efecto que queramos conseguir.

Son el complemento perfecto para mantener nuestra piel limpia y cuidada. Se pueden agregar al agua del baño, fabricar lociones caseras para hidratar y tonificar tanto la piel como el cabello o incluirlos en productos para tratar afecciones cutáneas, como acné. Algunos ejemplos pueden ser: el árbol del té, lavanda, citronela, naranja o rosa.

También podemos nutrirnos con sus propiedades, absorbidas a través de la piel. Un buen ejemplo son los antioxidantes que proporcionan los aceites esenciales de canela y clavo.

Pero, si lo que deseamos es conseguir un estado de relajación, tenemos opciones entre jazmín, milenrama, azahar o manzanilla, entre otros.

Si necesitamos vigorizar nuestras defensas, algunas opciones pueden ser limón, simpreviva o tomillo.

Cada tipo de aceite puede contener principios activos para varias terapias.

Podemos utilizar los aceites esenciales a través del aire, al respirarlos, por contacto directo con la piel (siempre diluidos, nunca puros) o por vía oral. En este último caso, se recomienda consultar siempre con un experto en la materia ya que, un exceso puede acarrear efectos que no buscamos.

Para disfrutar de los beneficios de los aceites esenciales, solo necesitamos del consejo de un experto y saber dónde conseguirlos con garantías de calidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies