¿Sabes cómo registrar tu marca?

La creatividad es uno de los factores más valorados hoy en día. Cada vez estamos más cansados de que todo lo que se vende como "nuevo" sea más de lo mismo. Por ello, si eres una persona creativa y has tenido una buena idea o has creado una marca novedosa, no puedes olvidarte de registrar tu marca. Aunque te parezca que esto es pecar de precavidos, para nada es así. Te mostramos por qué.

En cualquier momento cualquier persona puede robarte una idea y quedarse no solo con el mérito, sino con todos los beneficios que le genere tu idea. Por ello, cada vez es más importante dejar constancia de quién es el creador de una marca y de que todo lo que se haga con ella sea autorizado por él. Además de, claro está, beneficiarte de las ganancias que te correspondan.

¿Por qué registrar la propiedad intelectual?

El primer beneficio de registrar tu marca es el hecho de que no podrá ser utilizada por terceros. Es decir, nadie que no sea el creador o creadores de la marca podrá usarla para sacar beneficio, al menos no sin pedir una licencia y sin acordar con su dueño unos márgenes de beneficio. De este modo, podrás constatar el valor de tu intangible con todo el respaldo de la ley.

Además, esta protección ante el plagio o robo durará diez años a partir del registro de la idea. Este plazo, en caso de que el creador lo desee, podrá ser prorrogado de forma indefinida por plazos de diez años. La protección de tu idea o marca la protegerá, además, del registro de otras ideas que tengan similitudes notables. Una vez que tu activo intangible esté registrado cualquier otra persona que quiera registrar algo similar será sometido a un estudio para evaluar el parecido y evitar el plagio.

Revaloriza tu empresa

Ten en cuenta que al registrar tu marca estás aportando un gran valor a tu empresa: tu producto o servicio podrá distinguirse de otras marcas del mercado que no estén registradas. Aunque no lo creas, el valor de tu idea o marca aumentará exponencialmente, repercutiendo positivamente sobre su valor de venta o uso.

Por último, merece tu atención el hecho de que una vez que la marca queda registrada tendrás la total seguridad y respaldo legal para emprender acciones legales contra aquellos que traten de usurpar tu creación.

En el caso de que no la tengas registrada, si consideras que alguien se ha apropiado de tu idea podrás denunciarlo, pero el proceso legal será mucho más largo y tedioso. Esto se debe a que será mucho más complicado demostrar que la idea ha sido tuya y, aún peor, demostrar que se te ocurrió a ti antes que a la otra persona.

En muchas ocasiones, puedes pensar que no es necesario registrar tu marca porque no es demasiado original o demasiado buena. Sin embargo, debes saber que cualquier marca o idea ha de ser registrada, ya que, de lo contrario, puede que te la roben y saquen beneficio de la misma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies