¿Cómo conducir de forma responsable por los municipios de España?

Conducir es un duelo a vida o muerte entre la carretera y el conductor. Por suerte, la mayoría de las veces gana el conductor pero, por desgracia, hay ocasiones en que es al contrario. Todo el mundo sabe que esto es así. Entonces ¿por qué no todo el mundo conduce con precaución? Existe una frase muy poderosa, pero totalmente vacía, como una pastilla de placebo: «Yo controlo».

De modo que si no quieres perder el duelo y reconoces la vacuidad de esa expresión de dos palabras, en esta web te damos una serie de consejos clave para una conducción responsable y segura.

Cuatro consejos de vida o muerte.

No usar el móvil. El uso del teléfono móvil es en los últimos tiempos una de las mayores causas de muerte en la carretera. Es como el buitre que sobrevuela el duelo entre vaqueros. Uno de ellos se despista observándolo, y el otro, más centrado, aprovecha y dispara. Hay que tener en cuenta que la carretera es el vaquero que jamás deja de prestar atención. Detén el vehículo en el arcén si la llamada es urgente. Y si no, déjalo sonar. No dejes que una llamada te cueste la vida. Para ello, para evitar la tentación, lo más sencillo es poner el teléfono en silencio, o usar manos libres.

Respetar los límites de velocidad. ¿Nunca te has preguntado a qué velocidad va ese coche que te adelanta y pierdes de vista cuando tú circulas a 120? Bien, ahora pregúntate ¿qué posibilidades tiene esa persona de llegar viva a su destino? Hay que tener en cuenta que las señales de límite de velocidad no están para fastidiar al conductor. Cada señal está preparada para el tipo de carretera en que la pusieron. Pasando de ese límite, el riesgo de perder el duelo aumenta por mucho. Piensa en ti, piensa en la gente que llevas. Y sobre todo, no te sientas inferior por respetar las señales. O por ver un coche tras otro adelantándote. Créete más listo que ellos, porque si respetas las normas, lo eres.

La señales de stop. En la autoescuela nos enseñan lo siguiente: En los stop siempre hay que detener el vehículo. Así es, se acerquen o no coches. Por el bien de tu bolsillo, y lo más importante, de tu vida, no pises el acelerador al llegar a un stop. Detén el coche, mira a los lados, incluso si te parece ridículo porque hay una gran visibilidad y no ves coches por ningún lado. Al igual que las señales de velocidad, las de stop están ahí por una razón estudiada, no por fastidiar al conductor.

No beber ni tomar drogas. Es sencillo y obvio: si vas a coger el volante, no tomes nada que te anule los sentidos, ni siquiera una copita.

El mejor consejo.

Estos son algunos consejos, pero el que mejor se puede dar es el de tener sentido común. Respeta tu vida y la de los demás, y hazte la siguiente pregunta: ¿Qué prefiero, llegar a casa y entregar un ramo de flores a mi familia, o decorar el arcén con él?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies