Trucos para reducir el estrés y mejorar tu bienestar

El estrés está a la orden del día. Trabajamos demasiado, nos preocupamos en exceso por todo, dormimos poco… ¿Te sientes identificado? Te damos unas cuantas claves para combatir el estrés y aprender a ser más feliz. ¡Acaba con tu estrés!

Intenta olvidar las preocupaciones superfluas

No magnifiques las preocupaciones y menos las que no tienen importancia. Empieza a pensar de otra manera y a tomarte las cosas con más calma y sentido del humor. Las preocupaciones son una de las principales causas de estrés.

Cuida tu alimentación

Los alimentos con zinc como el germen de trigo, el omega 3 presente en el pescado azul, el magnesio presente en las verduras, los frutos secos, los cereales y las semillas, el potasio en los plátanos o el calcio, por ejemplo un vaso de leche caliente, ayudan a combatir y aliviar el estrés.

Haz ejercicio físico

El ejercicio físico ayuda a liberar las endorfinas, las también conocidas hormonas de la felicidad y además, rebaja los niveles de ansiedad. Lo mejor es hacer alguna actividad al aire libre en lugar de encerrarse en los gimnasios. Bailar, caminar a ritmo ligero o montar en bicicleta, son muy buenas actividades.

Duerme bien

El sueño nos repara y nos ayuda a afrontar el nuevo día con energía. Es importante dormir 8 horas al día y una siesta de unos 20 minutos después de comer para reponer fuerzas.

Practica la meditación

La meditación tiene múltiples beneficios para la salud. Está comprobado que la meditación reduce los niveles de cortisol, la hormona causante del estrés. Empieza poco a poco hasta ir cogiendo el hábito.

Concéntrate en la respiración

Simplemente inhalando y exhalando el aire, nuestros nervios se alivian inmediatamente. Ante una situación estresante, respira profunda y lentamente. Prueba a combinar técnicas de respiración con la aromaterapia.

Haz uso de la aromaterapia

Una de las terapias alternativas que ayudan a combatir mejor el estrés es la aromaterapia con aceites esenciales El aceite esencial de mejorana, lavanda, bergamota, incienso o rosa alivian el estrés de una forma natural y sin efectos secundarios. Se pueden verter unas gotas en la almohada o inhalarlas con un pañuelo, en masajes sobre la piel mezclado con un aceite base, incorporándolo a las sales de baño o vertiendo unas gotas en la bañera.

Haz ejercicios de visualización

Un buen ejercicio mental que ayuda a calmarnos consiste en tumbarnos en la cama, cerrar nuestros ojos y visualizar una playa, un campo de flores o la montaña, por ejemplo. Podemos acompañarlo con música relajante de fondo.

Repite afirmaciones positivas

Un sencillo ejercicio que nos ayuda, según los psicólogos, a estar más felices y positivos. Frases del tipo «Me quiero», «Soy valiente», «Todo va a salir bien», son mantras que además de ayudarnos con nuestra autoestima y nos generan paz y tranquilidad.

Relaja tu cuerpo

Cuando estamos tensos y estresados, nuestros músculos se tensan y entramos en un bucle del que no salimos. La mejor formar de relajar nuestros músculos es con un sencillo ejercicio que consiste en tensar los músculos unos segundos para ir relajándolos poco a poco.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies